La frecuencia cardiaca también es un marcador de riesgo en varones jóvenes

En línea con los post que previamente he publicado (1, 2, 3, 4) sobre si la frecuencia cardiaca es un marcador de mortalidad precoz, recientemente se ha publicado un artículo que confirma la asociación entre una elevada frecuencia cardiaca en reposo con una mortalidad precoz, también en jóvenes.

En este estudio se incluyeron hombres de entre 16 y 25 años al incorporarse al servicio militar sueco y se determinaron diversos parámetros entre los que se incluyeron la edad, la altura el peso, el índice de masa corporal y la tensión arterial.   

Se dividieron los paciente en cinco grupos diferente según su frecuencia cardiaca en reposo, siendo el grupo de menor frecuencia entre 35 y 63 lat/min y el de mayor entre 84 y 145 lat/min.

A estos sujetos se les siguió posteriormente hasta su fallecimiento o registros de atención médica, tanto en el hospital como fuera del mismo.

Los sujetos con mayores frecuencias cardiacas tenía una mortalidad más temprana, más incidencia de insuficiencia cardiaca y menor de fibrilación auricular, de forma independiente a la tensión arterial, índice de masa corporal o el nivel de entrenamiento físico. En cambio, no se evidencia relación con el infarto de miocardio, el ictus ni con la muerte de origen cardiovascular.

Existe la duda de si la asociación de la elevada frecuencia cardiaca y la mortalidad temprana era debido a que los individuos con problemas graves de salud presentan, como consecuencia de los mismos, frecuencias cardiacas superiores a los individuos sanos. En este estudio, al tratarse de individuos jóvenes sanos en los que la asociación parece mantenerse, pierde fuerza esta posible explicación.

Los autores del presente estudio sugieren que frecuencias cardiacas elevadas pueden producir, con tiempo, disfunción ventricular izquierda (falta de adecuada función del músculo del corazón). Esto explicaría la asociación con la insuficiencia cardiaca y no con la enfermedad cardiovascular.

Esta teoría también se apoya en la existencia de la una entidad conocida como taquimiocardiopatía, que consiste en un corazón con una contracción muy débil como consecuencia de unas frecuencias cardiacas persistentemente elevadas durante un prolongado espacio de tiempo, como consecuencia de arritmias rápidas. También apoya esta idea el hecho de que cuando se controla la frecuencia cardiaca de estos pacientes, el corazón suele recuperar la su fuerza de contracción normal.

De la misma forma, la utilización de fármacos que disminuyen la frecuencia cardiaca en los pacientes con insuficiencia cardiaca, mejora sus síntomas y alarga su supervivencia. En cambio, no se conoce el efecto de estos fármacos en individuos sanos, con frecuencias cardiacas basales moderadamente elevadas, sin arritmias causantes.

Como conclusión: tener frecuencias cardiacas elevadas en reposo posiblemente predispongan, con el paso del tiempo, a la aparición de disfunción de músculo cardiaco y a una mortalidad precoz. El efecto de fármacos que disminuyen la frecuencia cardiaca en individuos sanos es, hasta el momento, desconocido.




¿Es siempre beneficiosa la actividad física?

construcción

Esta semana sólo una corta referencia a un artículo publicado recientemente en el British Journal of Sports Medicine.

De todos es conocido que la practica de deporte de forma regular o permanecer físicamente activo no sólo aumenta nuestra supervivencia, sino también la calidad física y psíquica de nuestra vida.

Pero, ¿cualquier tipo de actividad física es beneficiosa?

Ya existen dudas razonables que apuntan a que ciertos tipos de deporte pudieran ser perjudiciales para la salud, como los que tienen un alto componente estático. Por otra parte, la realización de ejercicio de muy alta intensidad también se ha relacionado con una disminución de los efectos beneficiosos que aporta el deporte de moderada intensidad.

En el presente estudio, realizado en 193.696 sujetos, los autores concluyen que los hombres que realizan actividad física de alta intensidad durante el trabajo experimentan efectos perjudiciales para su salud, incrementando un 18% el riesgo de mortalidad temprana, con respecto a los varones que realizan un trabajo de baja actividad física. No se evidencia esa misma asociación entre las mujeres.

Esto nos hace recordar cuando una persona que aparentaba una edad muy superior a la cronológica nos aclaraba: “estoy así porque he trabajado mucho en mi vida” y nos parece acordarnos que se dedicaban a trabajos que implicaban gran esfuerzo físico.

Este reciente metaanálisis aumenta las dudas sobre qué ejercicio físico es saludable y cual no. Sería importante aportar información que nos aclare cual es en realidad la actividad física que mejorará nuestra salud y cual la podría empeorar. Y nosotros, a partir de dicha información, teniendo también muy en cuenta  nuestros gustos y necesidades tendríamos una base más sólida para decidir.

Os seguiré informando según salgan estudios que nos aclaren este tema de tanta importancia.

 




¿Acelerar o ralentizar el metabolismo?

metabolismo

Desde hace años se considera que un metabolismo acelerado es más saludable porque produce una mayor pérdida de peso que un metabolismo más lento.

De hecho, todos conocemos las recomendaciones de comer al menos 5 veces al día, con el fin de mantener un metabolismo más acelerado y así lograr una mayor pérdida de peso.

Los favorables a esta actitud argumentan que si comemos menos veces al día nuestro cuerpo entra en modo de ahorro de energía, nuestro metabolismo desciende y nos es mucho más difícil perder peso.

Un nuevo estudio, publicado en Cell Metabolism sugiere que la clave, realmente, es comer menos y enlentecer nuestro metabolismo.

La restricción calórica ha demostrado en numerosos modelos animales que es capaz de aumentar la esperanza de vida, libre de enfermedades crónicas y favorecer un estado físico y mental más juvenil.

En el presente estudio, realizado en 53 adultos no obesos, se consigue, al cabo de 2 años, una restricción calórica de un 15%, lo que les lleva a una pérdida de 8 Kg, respecto a una ganancia de 1.8 Kg en el grupo control. Pero lo más llamativo es que experimentan una adaptación de su metabolismo basal, ralentizándolo y disminuyendo el gasto de energía más de lo esperable por la la pérdida de peso obtenida. Esta adaptación metabólica se acompaña de una disminución del eje tiroideo (de la T3 y T4, sin cambios en la TSH) y de los productos resultantes del estrés oxidativo, lo que es congruente con las teorías de la tasa de la vida y con la del daño por estrés oxidativo.

Las Teorías de la tasa de la vida que Max Rubner postuló en 1908, Pearl en 1928 y la de Kleiber en 1930 (también llamada curva ratón – elefante) vienen a decir algo muy similar: cuanto más pequeño es un organismo tiene un metabolismo más elevado y vive menos que otro de mayor tamaño con un metabolismo más lento. Esta teoría también enlaza con que frecuencias cardiacas más elevadas acortan la esperanza de vida y la más lentas la alargan. De hecho Kleiber destacó el hecho de que el corazón del ratón y del elefante laten un número muy similar de veces a lo largo de sus vidas. Este científico suizo enunció su ley que viene a decir que el metabolismo es igual a la masa elevada a la potencia de tres cuartos. Es decir; cuando la masa va aumentando el metabolismo va dismuyendo y la esperanza de vida aumentando.

Por otra parte, Denham Harman propuso la teoría de los radicales libres en 1950, vinculandola con el proceso de envejecimiento. Según esta teoría, envejecer se produce por el acúmulo de radicales libres liberados por las mitocondrias por los los procesos metabólicos. Por lo tanto, cuando más actividad tiene un metabolismo más acumulación de radicales libres, favoreciendo un envejecimiendo más temprano.

Los autores del presente trabajo concluyen que los organismos más eficientes en utilizar la energía deberían experimentar la mayor longevidad. Estudios observacionales en humanos llegan a la conclusión que cuanto mayor es la actividad metabólica existe un mayor riesgo de presentar enfermedades y es un predictor de mortalidad precoz.

Por lo tanto, cualquier intervención encaminada a descender el metabolismo, el estrés oxidativo y optimizar la utilización de la energía, como la restricción calórica crónica (por ejemplo, en el ayuno intermitente) llevarán a un envejecimiento más lento y saludable y a una mayor esperanza de vida.




¿Qué es un ecocardiograma?

ecocardiograma

En pocas palabras, un ecocardiograma Doppler color o, a partir de ahora, un ecocardiograma (para abreviar) es simplemente una ecografía del corazón.

Ahora, todos me diréis: vale listillo. Eso ya lo suponía yo. Para decirme eso no necesito a un cardiólogo.

Pero supongo que la siguiente parte quizá os interese un poco más:

¿Qué es una ecocardiograma?, ¿que es el Doppler color?, ¿para que sirve y para que no sirve?, ¿qué tipos de ecocardiografía existen?

¿Qué es una ecocardiograma?

Una ecocardiograma es el estudio con ultrasonidos de una estructura; en este caso del corazón. La sonda o transductor que se aplica al pecho del paciente emite sonidos de alta frecuencia (ultrasonidos) que, al chocar con estructuras de diferente composición y densidad, devuelve ecos diferentes. Esta información recibida de vuelta puede ser interpretada por un ordenador y transformada en imágenes.

Es una prueba básica en cardiologia dada la valiosa información que aporta en muchas situaciones. Se utiliza en un muy alto porcetaje de los pacientes que consultan por posibles problemas cardiológicos.

¿Qué es el Doppler?

Es una técnica añadida a la exploración ecocardiográfica. Se utiliza el “efecto Doppler” para determinar dirección y la velocidad del flujo sanguíneo dentro del corazón. Posteriormente esta información se puede visualizar en gráficos (Doppler pulsado o continuo) o codificarse en color (Doppler color) y nos permite, de alguna forma, visualizar esos flujos mediante imágenes en gráficos o en colores incorporados a la imagen ecocardiográfica.

¿Para qué sirve el ecocardiograma / Doppler color?

Sirve tanto para:

  • visualizar las estructuras cardiacas: cavidades, válvulas y vasos sanguíneos principales que llegan y salen del corazón.
  • analizar la función de dichas estructuras. Es decir; ver el corazón en movimiento y por lo tanto saber si el corazón se contrae o no de una forma adecuada y si las válvulas funcionan correctamente.
  • mediante la técnica Doppler mejoramos importantemente la información sobre el funcionamiento de las válvulas, podemos visualizar flujos que no deberían existir en un corazón normal (comunicaciones entre cavidades) y también analizamos aspectos de difícil valoración, como por ejemplo la función diastólica (la forma en que el corazón se relaja).

¿Para qué NO sirve un ecocardiograma?

El estudio ecocardiográfico estándar no sirve para visualizar el interior de nuestras arterias coronarias. Por lo tanto no nos proporciona información de si tenemos estenosis en las mismas que nos predispongan a una angina de pecho o a un infarto.

Tampoco sirve para analizar adecuadamente las alteraciones del ritmo cardiaco.

¿Qué tipos de ecocardiografía existen?

  • Transtorácica: la más frecuentemente utilizada. Se explora con el transductor colocado en el tórax del paciente.
  • Tranesofágica: de forma similar a la gastroscopia, se estudia el corazón mediante una pequeña sonda colocada en un tubo que el paciente traga. Se utiliza para visualizar estructuras no accesibles al estudio transtorácico.
  • De stress: es un ecocardiograma transtorácico realizadomientras el paciente hace un ejercicio físico (usualmente cicloergometría) o mientras se le infunde un fármaco (dobutamina, adenosina, dipiridamol) que ponga en evidencia situaciones de insuficiente aporte sanguíneo al corazón.

Resumiendo: el ecocardiograma / Doppler color es una prueba inocua y básica en cardiología, que aporta importante información sobre las estructuras y el funcionamiento del corazón.




¿Qué es un Holter de presión arterial?

Holter de presión arterial

El Holter de presión arterial o la monitorización ambulatoria de la presión arterial (MAPA) es una prueba que consiste en mediciones repetidas de la presión arterial durante un periodo que suele ser de 24 horas, mientras el individuo realiza su actividad diaria habitual.

Consta de un manguito de presión que el paciente lleva puesto en el brazo y que va unido mediante un tubo hueco de goma a un grabador de mediciones que también actúa de bomba de inflado.

Normalmente se programa para realizar una toma cada 15 minutos durante el día (periodo activo) y cada 30 minutos durante el periodo en el que el paciente duerme (periodo pasivo), dado que los valores normales son diferentes en ambos periodos del día, debiendo caer los nocturnos por encima del 10% con respecto a los diurnos (comportamiento dipper).

Según las últimas recomendaciones de la American Heart Association (AHA) publicadas en noviembre del pasado año, estas cifras se consideran normales cuando son inferiores a 130/80 mmHg durante el periodo activo, a 110/65 mmHg en el pasivo o a 125/75 en la media global.

Según esta prueba y las mediciones de presión en la consulta podemos clasificar a los pacientes en:

  • Normotensos: presión arterial normal en la consulta y en el Holter.
  • Hipertensión sostenida: presión arterial elevada en la consulta y en el Holter.
  • Hipertensión de bata blanca: presión arterial elevada en la consulta pero normal en el Holter.
  • Hipertensión enmascarada: presión arterial normal en la consulta pero elevada en el Holter.

Actualmente se sabe que los valores de presión obtenidos durante la MAPA son más eficaces para el pronóstico de la mortalidad cardiovascular y también de la mortalidad de cualquier causa que las tomas en consulta de la presión arterial, según los resultados de la revisión al respecto reciente publicados en la revista New England Journal of Medicine.

De acuerdo con los datos analizados, los autores también concluyen que la hipertensión “de bata blanca” no es una entidad benigna como se creía hasta hace poco, sino que los pacientes que presentan cifras elevadas de tensión arterial sólo en la consulta del médico tienen también una mayor mortalidad de cualquier causa (similar a la de la hipertensión sostenida). El riesgo más elevado lo presentan los pacientes con el patrón de hipertensión enmascarada, siendo superior incluso a los de hipertensión sostenida.

Ya el estudio Dublín, de 2005, se llegaron a conclusiones similares, evidenciando la superioridad pronóstica de los valores obtenidos con el Holter de presión arterial con respuesto a las mediciones en la consulta.

Como conclusión: el holter de tensión arterial es una prueba muy útil para clarificar cómo es realmente la tensión arterial de un individuo, aportando datos mucho más fiables que los obtenidos en los controles en la consulta.