Efecto del clima en los pacientes con insuficiencia cardiaca

clima

¿Qué pasa con el clima últimamente?

Bueno, pues parece que finalmente el calor se va y poco a poco van bajando las temperaturas. Este verano ha sido inusualmente largo y nos ha permitido disfrutar de actividades al aire libre e incluso de la playa hasta hace muy poco. Pero parece que finalmente el frió comienza a entrar en la península.

Por el mes de mayo de 2015 ya escribí un post en relación a cómo el clima influye en el riesgo cardiovascular. En él ya quedaba patente que el frío empeora la hipertensión y aumenta la mortalidad cardiovascular.

Hoy me decido a realizar esta nueva entrada a raíz de un artículo publicado el pasado mes de septiembre sobre el efecto del clima en los pacientes portadores de una insuficiencia cardiaca. Hay que tener en cuenta que el estudio está realizado en Canadá y allí el frío es frío del de verdad. Pero, de todas formas, es adecuado para conocer como responden estos pacientes a los cambios de temperatura.

Los autores del estudio observan un aumento del riesgo de hospitalización y de muerte por insuficiencia cardiaca cuando se producía un descenso de temperatura entre los 3 y 7 días previos al ingreso en el hospital. Un aumento de la presión atmosférica en los 7 días previos, también desembocaba en un mayor riesgo de presentar insuficiencia cardiaca y en un peor desenlace de la misma. Por el contrarío, no encontró relación entre la humedad y la polución con la evolución de este tipo de pacientes.

Está claro que factores ambientales tanto físicos (clima, ruido), conductuales, (ejercicio físico, dieta, sauna,…) y mentales (depresión, divorcio, yoga, aislamiento social, falta de sueño,…) también afectan a nuestro riesgo cardiovascular, aunque en menor medida que los tradicionales grandes factores de riesgo, que tienen mucho mayor peso (edad, sexo, herencia, hipertensión, dislipemia, diabetes y tabaquismo). Pero como dice el dicho: «todo ladrillo hace pared». Por lo que, si además de controlar y tratar los factores de riesgo de mayor importancia lo podemos hacer también con la mayoría de los otros, nuestras posibilidades de tener un problema cardiovascular disminuyen importantemente.

Cuidado con el frío que se avecina, en especial para los pacientes con problemas cardiovasculares e insuficiencia cardiaca. Tener ropa adecuada en el exterior y una casa bien acondicionada podría prevenir la aparición de eventos cardiovasculares e ingresos en el hospital por insuficiencia cardiaca.