¿Qué pasa con el Colesterol? Algo se está moviendo

 

¿Es peligroso es colesterol?

Es bien conocido que un colesterol en sangre elevado y sobre todo si es a expensas del LDL-colesterol (“colesterol malo”) es perjudicial para nuestra salud, ya que produce aterosclerosis (estrechamiento de las arterias). Este proceso aumenta importantemente la probabilidad de padecer un infarto de miocardio o un accidente cerebrovascular.

Por lo tanto, la respuesta a la pregunta es SÍ. Un sí muy claro.

Ahora… ¿Es peligroso comer alimentos ricos en colesterol?

En este caso la respuesta es posiblemente no. Es no si nos referimos a personas sanas y no diabéticas. Cada vez existe una evidencia mayor de que la cantidad de colesterol que ingerimos no tiene una clara relación con el colesterol en sangre.

Nuestro cuerpo se encarga de regular el nivel de colesterol de forma bastante independiente del colesterol que le aportamos en la dieta, fabricándolo o degradándolo en mayor o menor medida.

De hecho existen personas vegetarianas estrictas con niveles elevados de colesterol y también existen otras que ingieren grandes cantidades de grasas y que por el contrario presentan niveles normales de colesterol.

Alimentos con alto nivel de colesterol como es la langosta, las gambas o los huevos no producen mayor incidencia de enfermedad cardiovascular que otros alimentos pobres en colesterol. Aparentemente es mucho más perjudicial para nuestra salud la sal, los azúcares y las grasas saturadas.

Se está produciendo por tanto un cambio de pensamiento sobre los peligros de las comidas con alto nivel de colesterol y cada vez más nutricionistas son partidarios de dejar de considerar al colesterol como un alimento perjudicial.

Por ejemplo, en Estados Unidos actualmente se recomienda  no ingerir mas de 300 mg de colesterol al día (un huevo tiene hasta 210 mg). Acaban de publicarse las recomendaciones de las Dietary Guidelines, una publicación federal del influential Dietary Guidelines Advisory Committe Recomienda acabar con esos límites ya que no existe evidencia de que el colesterol de la dieta sea realmente perjudicial para la salud.

En conclusión: no existe evidencia de que alimentos con un alto nivel de colesterol aumenten la probabilidad de padecer un problema cardiovascular, en la población sana y no diabética. En cambio, los problemas dietéticos más preocupantes en la actualidad, son los derivados del consumo de cantidades elevadas de azúcares, grasas saturadas y de sal.